La Voz del Nervión
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

La hora

Enlaces

  • Enlaces
  • Enlaces
  • Enlaces

El Sol

08:3414:0519:36
Sevilla, España

El tiempo

Sevilla
0°C
Sevilla °C Londres °C París °C Nueva York °C Tokyo °C
[Detalles]

Wikipedia

Calendario escolar

Octubre 2021
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Felicidad
Lengua y Literatura - Ensayos
Escrito por Mario Otal   
Martes, 13 de Diciembre de 2005 00:28

El fin primero del ser humano desde su aparición sobre la tierra es sobrevivir. Esto es lo que se quiere decir cuando se habla del instinto de conservación. Pero el último y definitivo, especialmente a partir del momento en que hemos tomado conciencia de lo inevitable de la muerte y por lo tanto de lo fútil que es cualquier intento de sobrevivir mas allá de cierto límite, es la felicidad. Vale decir la capacidad de vivir en el marco de una estructura social, plenamente empeñada en la construcción de un modo de convivencia que asegure el bienestar, la alegría el placer y lo que los antiguos griegos llamaban ataraxia, que significa la posibilidad de vivir sin
angustias y temores. Estas metas, que caben bajo la denominación genérica de felicidad y que apuntan al placer del cuerpo, a la superación de las angustias, al bienestar de las necesidades satisfechas y la alegría de los deseos cumplidos, esta felicidad sola es posible conseguir en el
marco de una buena relación de pareja. Vale decir que la felicidad se alcanza bajo el signo del amor. Y quien dice amor, dice un afecto que no solamente apunta a lo psicológico sino también a lo físico. Amor es un bienestar compartido por dos personas a través de sus cuerpos, léase: sexo. Yo no solamente me considero una persona feliz sino que creo que he aprendido algo que puedo enseñar a cuantos también quieran ser felices. Lo que he aprendido son tres cosas.

Primero: que la felicidad no se da de un modo natural casi instintivo, sino que es una arquitectura, un edificio que se va construyendo gradualmente y de entrada.

Segundo: que la felicidad no debe estar demasiado lejos, demasiado distante de la felicidad anhelada o soñada. Por ejemplo, si en lo económico uno sueña tener mil millones de dólares se condena a sí mismo a una cierta infelicidad, aún cuando le vaya mas o menos bien desde el punto de vista monetario, porque la distancia entre lo que anhela y lo que tiene es demasiado grande. Luego la segunda condición es que no haya una imagen, un sueño, una fantasía de la felicidad que esté demasiado alejada de las posibilidades reales.

Y Tercero: que la felicidad está basada en el aprendizaje del disfrute de las cosas que se escriben con minúsculas. Quiero decir que no solamente es importante el amor, el éxito, los amigos sino también las infinitas pequeñas cosas de las que esta teñida la felicidad cotidiana. Una puesta de sol, un cuadro, un concierto, etc. Hay que aprender a gozar de las pequeñas cosas placenteras que llenan la existencia de un ser humano. Esa felicidad de que se habla, es siempre absolutamente momentánea, es decir que hay que partir de la base de que no dura mas de medio minuto y por lo tanto nos obliga cada medio minuto a reconstruirla o complementarla. No podemos pensar en una felicidad que se construye y que después se disfruta por el resto de la vida. Hay que concebirla como si fuera el humo que sale por una chimenea. Sale entonces disfrutémosla, se va a disipar enseguida, pero no nos aflijamos porque vamos a producir nueva felicidad, también efímera, también destinada a disiparse, pero a ser sustituida por otra y así hasta el fin.

La razón por la cual la felicidad se llama así es muy significativa, deriva del latín “fellare” que significa alimentar. Luego feliz es el que ha alcanzado cierto nivel de saciedad. Esta etimología es particularmente sugerente y profunda y nos hace entender que la felicidad consiste en rellenar un vacío en nuestra vida. Nacemos con un vacío que es la fuente de infelicidad: nuestra tarea es llenar ese vacío para ser felices y la única manera de hacerlo es apelando a otro, otra persona en un vínculo, en una relación que se llama amor.

Fuente: internet

 

Para añadir comentarios debe estar registrado.