La Voz del Nervión
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

La hora

Enlaces

  • Enlaces
  • Enlaces
  • Enlaces

El Sol

08:3414:0519:36
Sevilla, España

El tiempo

Sevilla
0°C
Sevilla °C Londres °C París °C Nueva York °C Tokyo °C
[Detalles]

Wikipedia

Calendario escolar

Octubre 2021
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Los gitanos
Lengua y Literatura - Ensayos
Escrito por Jairo Martín   
Jueves, 06 de Abril de 2006 01:08

Son pocos los vecindarios que se alegrarán por la llegada de "los gitanos". Muchas personas consideran que los gitanos somos ladrones y personas inadaptables a la sociedad. Nos acusan de convertir los vecindarios en lugares ofensivos a la vista. No obtante, el desdén es mutuo, de hecho llamamos a los no gitanos "gaji" o"gorgios". Estas palabras y sus variantes significan "paletos" o "barbaros".

Historia 

 

Aunque nuestro verdadero nombre es "romá" o "romanies", todo el mundo nos conoce como gitanos. Esta palabra viene de egiptano, pero es muy improbable que seamos originarios de Egipto; sin embargo, antiguamente afirmabamos que sí. En 1780 el filosofo Grellman notó la gran similitud entre el idioma "romaní" y los idiomas indoarios del norte de la India. Sus estudios le llevaron a la conclusión de que la tierra natal del gitano era el noroeste de la India.

 

Parece ser que abandonamos nuestra patria original en el noroeste de la India en oleadas sucesivas que comenzaron a principios del siglo V. Sin embargo, las emigraciones más importantes parten en el siglo XI, probablemente como resultado de las invasiones musulmanas de la India. Viajamos en un principio hacia el oeste, atravesamos Irán hasta Asia Menor y el Imperio bizantino; desde allí, la mayoría continuamos a principios del siglo XIV hacia Europa, a través de Grecia. Nuestra ruta por Europa se puede seguir mediante el estudio de los vocablos prestados que aparecen en los dialectos romaníes europeos; todos ellos contienen léxico de las lenguas persa, kurda y griega. Tras residir unos 100 años en Grecia, los gitanos nos dispersamos por el continente. A comienzos del siglo XVI nos habíamos extendido por numerosos países, incluida Rusia, Escandinavia, las islas Británicas y España.

En un principio, los gitanos fuimos bien recibidos en Europa, pero no tardaron en surgir ciertas enemistades debido a las marcadas diferencias de estilo de vida y tipo de sociedad. En el siglo XVI se nos ordenó que saliéramos de Inglaterra y se declaró que a cualquier gitano que permaneciera se le daría muerte. Los gitanos de Rumanía fueron comprados y vendidos como esclavos hasta mediados del siglo XIX. En 1726 el emperador Carlos VI de Alemania mandó ahorcar a los gitanos varones. A sus mujeres e hijos se les cortarían las orejas a fin de reconocerlos fácilmente en caso de que se atrevieran a regresar. En Francia, Alemania, Dinamarca y Suecia, se usaron perros para perseguirnos y cazarnos como venado, sólo por "deporte". En España, donde gozamos de total libertad bajo el dominio musulmán, nuestra situación cambió después de la Reconquista cristiana en 1492; entre 1499 y 1783 se aprobaron al menos una docena de leyes que prohibían la vestimenta, la lengua y las costumbres gitanas para forzar nuestra asimilación.

¿Qué hay del día moderno? El régimen nazi nos clasificó como "enemigos del pueblo" y quiso exterminarnos. Más de 400.000 gitanos perecieron.

 

Nuestra vida hoy día

A pesar de esta horrible persecución, los gitanos hoy día abundamos en Europa, los Estados Unidos, América del Sur y Australia. No obstante, el tiempo ha traído algunos cambios.

Aunque entre algunos de nosotros hay una creciente tendencia a establecerse, miles todavía andan errantes. En Europa oriental y en España, la antigua cultura persiste: el baile, la música, la adivinación, el domesticar osos, el negocio de caballos, la fabricación artesanal de esteras y canastas y el ganarse la vida a la manera inimitable de los gitanos.

La modernización ha obligado al gitano a cambiar de perecer en cuanto a la educación seglar. En el pasado esto, generalmente, se consideraba como una pérdida de tiempo.

La modernización también nos ha obligado a efectuar algunos cambios en la manera de ganarse la vida. En el pasado, el trabajo temporal en las granjas era muy popular entre los gitanos. Por lo general los granjeros dejaban que los gitanos acamparan en sus granjas mientras trabajaban. Sin embargo, la mecanización en la agricultura ha reducido drásticamente las oportunidades de empleo, de modo que el gitano se ha visto obligado a vivir en las ciudades donde hemos ocupado, normalmente, empleos marginados tales como la venta ambulante, el negocio de chatarra y la obra de construcción.

 

Puesto que en general sabemos tratar con animales, algunos hemos decidido conseguir empleo con ferias ambulantes y circos. Debido a que amamos la música, algunos hacemos bien como artistas. Las mujeres, siendo muy observadoras de la naturaleza humana se ganan la vida diciendo la "buenaventura" a otros.

 

Costumbres

 

Debido a la dispersión de los gitanos, nuestra cultura y organización social varía ampliamente. Sin embargo, una de las características sobresalientes es nuestro arraigado sentido de cohesión de grupo, el respeto a los mayores, siempre dirigiendonos a ellos como "tío" o "tía", la exclusividad, y el marcado carácter sagrado de nuestras tradiciones, muchas veces contrarias a las de la sociedad en la que tenemos que vivir. El contacto con individuos ajenos a nuestro pueblo se considera en principio arriesgado por la posible pérdida de identidad que puede provocar, aunque admitamos en nuestro seno a cualquier persona que acepte nuestras leyes y costumbres.

Algunas de ellas son:

 

Cuando hay algún problema o conflicto, actúan los ancianos y ponen una solución; cuando ha tenido lugar un desenlace violento, normalmente es porque no han acudido a un anciano o porque no han obedecido lo pactado.

 

Cuando una pareja gitana se quiere, los padres y los ancianos de la familia del hombre van a pedir la "mano de la mujer" al padre de esta, si él se la "da", se celebra una gran fiesta.

 

 

Los gitanos tenemos en gran estima la virginidad, por eso en nuestras bodas desde tiempos inmemoriales se ha llevado a cabo la prueba del "pañuelo" que determina la virginidad de la mujer y la efectúa una gitana anciana denominada "juntaora" en presencia de mujeres ya casadas. Comprobada ésta, en señal de júbilo los hombres se parten la camisa, suben en hombros a los novios, donde se le tiran peladillas y se le canta el "yeli".

 

Jairo Martín Salazar  3º C
 

Para añadir comentarios debe estar registrado.